miércoles, 1 de febrero de 2012

El año de la tormenta


Han pasado cosas muy interesantes últimamente en el planeta tierra. La vida sin megaupload no es que sea imposible. Estaba muy contento viendo los Expedientes X, iba por la temporada 3. La lista de películas y capítulos de series que había visto por ese canal era increíble.  Me pregunto si algún sitio las compendiará nuevamente algún día. Eran mis pocas horas de cine y de televisión a la carta. Soy tan pirata y tan antimperialista que hasta me importaban un bledo los malos doblajes  al español y la calidad regular de las películas, aunque se escandalicen mis amigos puristas del cineclub. Jamás le pagaré a nadie por un placer que puedo obtener gratis. Durante mis primeros días de internet descargué unas cuantas decenas de discos, después me pareció ocioso llenar mi pc de materiales que podría escuchar cuando quisiera en la red, así que dejé las descargas. Y que se mueran de hambre toditos los de la industria musical y lo mismo les deseo a toditos los de la industria del cine. Sin megaupload pasé entonces a Torrent para poder ver nuevamente Melancholia. Mejor calidad, subtítulos, no está mal. Pero siendo nuevo en thepiratebay descubrí que ya les estaban cayendo encima los esbirros del capitalismo.  Hoy publicaron un artículo en su red que me conmovió un poquito: El año de la tormenta. Qué declaración de hombría. Y qué bello título para el capítulo febrero de mi 2012. Los piratas son gente admirable, héroes anónimos y sanos en un mundo enfermo y triste.  Anonymous, por ejemplo, me genera una simpatía inesperada por el ser humano, me devuelve como la esperanza de que los millones de piratas un día haremos volar por los aires todas las jerarquías, todas las leyes, todas las tonterías innecesarias de que está repleto el mundo. Sin la posibilidad de ver la última película de Trier, o de Allen, o de Malick, por pereza de ir al cine (mejor gastarse esa plata en libritos de segunda que no se reimprimirán jamás), vivir en el siglo XXI no tiene sentido.  Además en mi pueblo no hay cine y eso está muy bien. Hay montañas. Creo, como millones, que la producción intelectual debe ser libre, sagrada, circular por el mundo sin peajes, como la sangre. Y que los artistas en general se ganen la vida en las aulas de clase está muy bien. Vida a thepiratebay.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada